La biblia psíquika de Genesis Beyer P-Orridge,

Caja Negra Editora

$ 310.00

El Templo de la Juventud Psíquika es una sociedad oculta fundada en el Reino Unido en 1981 con el objetivo de liberar los poderes que residen en la mente humana. Su cara más visible fue la banda Psychic TV, liderada por Genesis P-Orridge, que funcionaba como un agente propagandístico orientado a atraer nuevos adeptos y a filtrar sus prácticas neochamánicas en la cultura popular. También participaron de sus rituales miembros de grupos como Soft Cell, Coil, Alternative TV, Skinny Puppy o Current 93.
La fuente de influencias de la que se nutrió este laboratorio colectivo son varias. Del accionismo vienés y las performances dadaístas rescataron su predilección por el extremismo y la confrontación sensorial en el arte. De las revoluciones psicodélicas de los años sesenta y de los cultos carismáticos como el clan Manson o el Templo del Pueblo de Jim Jones, la certeza de que toda revolución espiritual necesitaba en paralelo desplegar estrategias comunales y un estilo de vida tribal. De William S. Burroughs y Brion Gysin tomaron nota no solo de sus teorías sobre el control social, sino también de las técnicas que concibieron para cortocircuitar esos condicionamientos. Y en el centro de todas esas apropiaciones, la más fundamental de todas: una relectura de las corrientes modernas de magia práctica, en particular de la Magia del Caos. El resultado fue una red subterránea de individuos dedicados de manera sistemática a crear sus propias técnicas de expansión mental y a desprogramar la realidad consensuada.
Este volumen reúne los documentos principales de la Juventud Psíquika. En sus páginas, escritas por varias plumas de entre las que destaca la de P-Orridge, encontrarán ensayos filosóficos, relatos históricos sobre el Templo, crónicas de rituales musicales y sexuales, cut-ups, tratados sobre simbología sigilística e instrucciones prácticas para llevar a cabo actos de magia. Un manual de rebelión psíquika y autoafirmación para despertar del sueño sin sueños.